Publicado en Etapas

Si tuviese que elegir una palabra

Gracias.

Por tu valentía y coraje. Por como viviste la vida y afrontaste la muerte. Por tu brutal entereza. Por tu liderazgo. Por ocultarnos las penas y evitarnos sufrimientos. Por tu sensibilidad exquisita. Por tu alma de poeta. Por enseñarnos a caminar. Por tu sinceridad. Por tu forma de reír, y de llorar. Por tu fortaleza. Por tu inmensa generosidad. Por tu bondad. Por tu buen hacer en las cosas más sencillas. Por tu carisma. Por tu humildad. Por tu carácter. Por tu sentido del humor. Por tu manera tan extraordinaria de querernos. Por tu integridad. Por el gran amor que nos demostraste. Por ser tan genial y tan hermosa; te coincidía la belleza: por dentro, por fuera, por todos lados eras guapa. Por estar pendiente de todos y cada uno de nosotros. Por amar tanto a papá. Por hacernos tan felices todo este tiempo. Por cogernos de la mano y hasta el último instante, queriendo llorar, nos hiciste reír. Gracias.

Gracias, mamá.

Anuncios
Publicado en Etapas

El perfecto simple

Aquella mañana salió enfurecido de su guarida y comenzó a deslizarse por las calles despeinando a las personas. Se coló por las fisuras de las puertas. Cerró libros y abrió ventanas. Se entremezcló entre las gentes. Escuchó conversaciones, volcó macetas y tiró farolas. Destruyó jardines. Dio vueltas y vueltas alrededor de los árboles y los edificios. Subió hasta las azoteas zarandeando el tendido eléctrico. Bajó hasta el suelo y levantó faldas y papeles. Atravesó abrigos cuellos y mangas. Lanzó sombreros y boinas. Movió las nubes. Arrancó casas. Hizo de sí remolinos y montañas donde había llanuras. Levantó olas. Tiró puentes y construyó otros. Desordenó la tierra hasta que se cansó de sí mismo. Y se quedó dormido y soñó que sería o que podría ser o que fue, pero despertó perfecto y simple.

Publicado en Camino de Santiago

No camines mañana lo que puedas caminar hoy

El tiempo no puede adelantarse. El tiempo se ordena solo. Habrá días en que las horas se esfumen en segundos. Tardes que aparezcan con la luna y noches que se transformen en el amanecer de pasado mañana.
Hay más tiempo, pero también hay que girarlo, para acumular sueños bisiestos y dar nuestra particular vuelta completa alrededor del sol. De ese modo, mañana caminarás otra cosa.
Publicado en Camino de Santiago, Etapas

Espacios de tiempo

Los pasos son tus días, dices.

Los minutos te andan hacia dentro, exclamas.

Las horas hacia fuera, estudias.

Te mueve el tiempo, oyes.

Siempre es ahora, susurras.

Pero ayer pasó ¡ves!

Las horas no se quedan, lloras.

Y mañana no es tiempo todavía, sueñas.

Ahora es esto, callas.

Y habrá más que será aquello, quieres.

Pero eso son espacios de tiempo que serán, esperas.

O que fueron, recuerdas.

Que contarán o restarán, sabes.

Pero que no son, entiendes.

Ni están, anhelas.

Pues ya han sido, piensas.

O serán, deseas.