Calle Libertad

Estaba limpia de ataduras. Ni el farol, ni el cableado, ni la prohibición de giro. Nada podía hacerla esclava o prisionera de la ciudad.

Anuncios