Apetece un árbol solo y no solo un árbol

Apetece llorar hasta que la risa se desborde por los ojos. Apetece respirar algas y custodiar la espuma del mar. Apetece escuchar un musical de graznidos de gaviotas. Apetece dar bocados a los bosques y atragantarse de espesura. Apetece compartir un café con lo real, como las águilas. Apetece caminar con las manos y detenerse [...]

Anuncios