En el otoño

La regadera insiste. Insiste con su genético desequilibrio en dispersar sin razón ni sentido el agua que todavía no está marchita. En un jardín de locos.

Anuncios