Dicen…

Dicen que una hoja en blanco pesa lo mismo que una hoja escrita, pero no vale igual. A veces, la escrita vale menos. Declaran que las cosas tienen su color: los plátanos verdes, las flores azules y las cebollas moradas. Dicen que la oscuridad es la luz de la noche y que el fuego no envejece; quema desde que se descubrió. Cuentan que un jardín sin riego es naturaleza muerta y que un bodegón es una gran pintura en un cuadro pequeño. Además apuntan a que el mar tropieza dos veces con la misma isla y aseguran que las opciones de aires son abanicos y la poesía, palabras que riman mientras conversan. Subrayan que deberíamos vivir todos en la Luna de ese modo estaríamos siempre en la Tierra. Dicen también que el arte es la expresión de las ganas que tenga el artista y que un paisaje es lo que vemos desde otro paisaje. Sostienen que un espejismo es un espejo muy alargado. E incluso consideran que hacer el amor es dos personas cautivas en la voluntad y que las linternas hacen brillar lo que buscamos. Insisten en que el carajo es un excelente destino para nuestros enemigos, que la alegría es la motivación de la tristeza y que esperar es una silla ocupada mientras se deshoja la paciencia. Hablan de que las migajas quedan, no sobran y que las meigas son brujas que tienen el poder de ser gallegas. Aseguran que estas brujas barren el polvo de las estrellas y que el ala de un pájaro no nos dice adiós, sino que nos pide ayuda. Mencionan que la muerte vive cada vez que mata y que por la noche somos nosotros apagados y lo mejor, es irnos a guardar. Así, en la cama, recargamos las sábanas y al día siguiente estamos cubiertos de ánimo. Razón por la que debemos apagar los ojos y cerrar la luz. Sostienen que la Luna es blanca, salvo que la vida sea rosa, entonces la Luna es plateada. Cuentan que si el espacio está lleno no caben más estrellas, que las manzanas también tienen esquinas y que las palabras que no se pueden leer es porque están entrelíneas. Manifiestan que si damos demasiadas vueltas no encontramos la salida y que el «Buen Camino» es el de Santiago. Solo ahí las piernas retroceden pero los pies flotan, por eso el corazón camina y la mente avanza. Dicen y garantizan que cuanto más cansados más felices y que bastan tiritas para curar el alma. Confirman que nos llevamos las huellas y por eso no se quedan marcadas nuestras pisadas. Que no busquemos un atajo; que ya estamos en él.

Y a pesar de todo eso que dicen, no nos dicen el por qué se insiste en seguir mirando allá en vez de acá, será para que cuando lleguemos al fin, ya no veamos allí sino aquí. Pero esto, esto último es justo lo que no nos dicen, porque nunca nadie dijo lo que nunca quiso decir; mil veces «qué» y ni una sola «cómo».

Anuncios

4 comentarios sobre “Dicen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s