Publicado en Camino-relatos de Santiago

¿Y a ti, qué te falta?

No te lamentes, no llores más, no te aburras tanto pensando en ti.
Hoy, el ombligo del mundo no eres tú. Es él. Pero él, ni mucho menos hace el Camino para ser el ombligo del mundo. Él, sencillamente hace el camino porque quiere y puede. Y cuando uno hace lo que quiere y puede se convierte en el centro del universo.

Porque se tarda más en llegar al centro que al ombligo, del mismo modo que abarca más existencia el universo que el mundo.

Y es que en el ombligo del mundo solo cabes tú, mientras que en el centro del universo estamos todos los demás. 

Anuncios

Autor:

Autora Verdades de Perogrullo - CVCEdiciones, 2017. Redactora contenidos digitales. Colaboración Blasting News Spain. Altamarcharter.