El tiempo no puede adelantarse. El tiempo se ordena solo. Habrá días en que las horas se esfumen en segundos. Tardes que aparezcan con la luna y noches que se transformen en el amanecer de pasado mañana.
Hay más tiempo, pero también hay que girarlo, para acumular sueños bisiestos y dar nuestra particular vuelta completa alrededor del sol. De ese modo, mañana caminarás otra cosa.
Anuncios