Sed de árboles.
Vivía los kilómetros
y al fin, café.
Anuncios